Naturaleza

Recursos Naturales y de Interés

Nada más salir de la villa nos encontramos con las instalaciones de la playa fluvial, donde se puede disfrutar de las aguas del río Magdalena y practicar varios deportes (fútbol, tenis, jogging). Si deseamos pasear, podemos caminar desde la playa hasta el recientemente restaurado Molino do Rañego a través de un paseo fluvial en el que podemos contemplar un paisaje típico de ribera. Este trayecto permite contemplar dos molinos o más, el llamado de la Magdalena, junto a la carretera que va a Momán, y el de los pasos, río abajo.

Saliendo de la villa y dirigiéndonos hacia Puentes nos encontramos con la Charca do Alligal, en la parroquia de Codesido (limítrofe con la Santaballa). En ella manan aguas medicinales, razón por la cual se trata de un paraje muy concurrido en verano. Numerosas leyendas están unidas a este lugar, y la mayor parte de ellas hablan de los poderes curativos de estas aguas para aquellas dolencias relacionadas con la piel y el reumatismo.

Yendo hacia Muras se pueden visitar las queserías de la parroquia de San Simón. En este trayecto es posible acceder al monte Monseiván perteneciente a la Sierra da Carba que integra junto con las do Xistral y el Cordal de Ousá y Neda, el conjunto de cordones montañosos que rodean y conforman nuestra comarca natural. Este monte se configura como uno de los miradores naturales que nos ofrece una excepcional panorámica de la comarca de la Terra Chá. Al abrigo de esta sierra habitan vacas y caballos salvajes. Conocidos son los famosas curros que se realizan en la época de la “rapa das bestas” para liberar de pelo y marcar a los animales.

En esta riqueza paisajística, el agua constituye una constante vital. Numerosas fuentes manantiales, que luego forman arroyos y ríos, hacen del agua una de las principales riquezas de Villalba y la comarca. Junto a los ríos crece una vegetación característica conformada, predominantemente, por alisos, abedules y sauces. La riqueza piscícola de estos ríos hace de ellos un lugar de reunión de aficionados al deporte de la pesca de la trucha.

Al lado del río Magdalena y en la salida de Villalba por la carretera C-641 hacia Vivero se encuentra el área recreativa más importante de nuestro municipio. Se compone esta de la playa e instalaciones acondicionadas para el ocio al aire libre, piscina cubierta, estadio de fútbol y pistas de tenis y atletismo. La zona cuenta con una infraestructura para realizar meriendas, y en ella se celebra una de las fiestas más importantes de la villa, la Xira, coincidiendo con las fiestas de San Ramón y Santa María. Desde esta área fluvial se puede acceder paseando al recientemente restaurado Muíño do Rañego, museo etnográfico de la Terra Chá.  

Como otras áreas de ocio, cabe mencionar los parques y jardines repartidos por toda la villa.