Hidrografía

Varios ríos atraviesan el municipio, aptos para el paseo y para la práctica del deporte de la pesca. Las aguas que afloran y discurren por nuestro territorio van a parar, casi todas, al Miño, exceptuando la existencia de pequeños afluentes del Eume que se sitúan en la parroquia de Vilapedre. El más importante de los ríos que pasan por Villalba es el Magdalena, que nace en la parroquia de Lanzós y tiene numerosos arroyos como afluentes. En la Serra da Carba nace el Trimaz, que viene hacia la capitalidad municipal bordeando la denominada “Charca do Alligal”, situada en la parroquia de Codesido (conocida por las importantes propiedades curativas del agua que allí brota) y que confluye en el Magdalena en la Ponte dos Novos. Magdalena y Trimaz forman a partir de este punto el río Ladra, en el que, posteriormente, confluye el Labrada. El río Batán, que atraviesa la N-634 a la altura del lugar de Martiñán, en la parroquia de Corbelle, es, así mismo, un afluente del río Támoga, otro de los más importantes de la comarca. Todos ellos son aptos para la práctica del deporte de la pesca, así como para contemplar el típico paisaje de ribera, constituido, fundamentalmente, por alisos y abedules.