Economía

 

Recursos Económicos

 

La región de la Terra Chá se caracteriza por un elevado peso del sector primario. Nuestro municipio participa de este elemento como fundamental, aunque se individualiza por el elevado desarrollo relativo de su casco urbano, que actúa como un centro de servicios -sanitarios, deportivos, culturales, educativos y de ocio- de relevo comarcal.

En lo que tiene que ver con el desarrollo empresarial, cabe señalar que Villalba cuenta con un importante tejido empresarial asentado, básicamente, alrededor de la capital municipal. En su interior destaca una empresa de transformación de leche, industrias transformadoras de productos cárnicos (jamones y embutidos), empresas distribuidoras de calzado, algunas constructoras, empresas de transporte por carretera y de distribución de productos alimenticios, una fábrica de maquinaria agrícola, un aserradero en madera, concesionarios de automóviles, un parador de turismo, hoteles, y un amplio abanico de hostales, restaurantes y bares, así como otros negocios de servicios en general.

Villalba cuenta con un polígono industrial bastante desarrollado que se encuentra ya en fase de ampliación y que cuenta con un total de 270.000 m2 de suelo industrial disponibles en la actualidad, hecho que favorece la instalación de empresas.

En cuanto al sector primario, la falta de modernización y estructuración de las explotaciones agrarias hace que el potencial de la zona esté poco desarrollado. El sector ganadero presenta un importante número de explotaciones, pero no así de cabezas de ganado. El municipio perdió, en buena medida, el tren de la modernización de los 80, debido a la falta de estructuras adecuadas y, sobre todo, por la elevada edad de los titulares de las explotaciones. En estos últimos años se inició el proceso de concentración parcelaria en tres parroquias: San Lorenzo de Árbol (1442ha.), Santaballa (3.210 ha) y Vilapedre (3.600 ha). También se solicitó el proceso en la parroquia de Goiriz (aprox. 3.200 ha). Esta modificación de la organización territorial tiene como objetivo fundamental la mejora de la infraestructura y la dimensión de las parcelas con el fin de que la agricultura se modernice y mejore su competitividad.